Martes, 17 de febrero de 2015

Cuando uno sufre trastorno de personalidad múltiple, no es recomendable hacer un maratón de Arma Letal, se corre el riesgo de querer hacer un Riggs...

Claro que uno siempre puede tener la suerte de que casualmente pase por allí su amiga-sudamericana-católica, alejada de todo posible estereoripo, con la intención de llevarle la esperanza de Dios.

La chica es católica-pero-no-monja, con lo que no hay posibilidad de mojar hasta después del matrimonio, así que lo de la "esperanza de Dios" es literal... por suerte, tiene otra forma de levantar la moral, gracias a un pack en Blu-Ray de una curiosa y extravagante serie británica. Gracias a ello, Hank Pym decide que lo que mola es ponerse un sombrero, un abrigo y una bufanda kilométrica, y hacerse llamar Doctor Pym...

Por desgracia, Henry Pym nunca ha destacado por su buen gusto ni su constancia, y su nuevo look duró apenas dos números, antes de decidir fusionar las hombreras ochenteras y la futura moda noventera de llevar miles de bolsiilos y cartucheras...


Publicado por darthseid @ 23:16  | La Palabra en el Muro

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios