S?bado, 15 de noviembre de 2014

Leído en 625 Ranas


El Montaje del Director

Antonio Rico

Es la mañana del 22 de diciembre y ya ha terminado el sorteo de Navidad. Un año más el Gordo ha caído muy lejos. Manuel baja a tomar un café al bar de Antonio. Por el camino se alegra de no haber comprado ningún billete de lotería esta vez: su situación económica ya es dificilísima y hay que mirar por cada euro. El bar está desierto, y tanto Manuel como Antonio pasan los minutos en silencio viendo en el televisor la información sobre los premiados. "¿Qué te debo?", pregunta Manuel disponiéndose a marchar. "Veintiún euros" responde Antonio. "¿Cómo que veintiún euros? ¿Por un café?". "Es que verás, Manu", Antonio se siente muy incómodo mientras dice esto, "yo... te había reservado un décimo como una sorpresa. No sé por qué, pero este año estaba convencido de que nos iba a tocar... Y ahora.... Mira, el décimo está aquí", y coge un sobre rojo que está al lado de la caja registradora. Lo abre, saca de su interior un décimo de lotería de un número que no fue premiado y se lo tiende a Manuel.

"Pero... yo ya te dije que este año no quería ningún décimo...". "Somos amigos desde hace tiempo, Manuel, me pareció un detalle bonito". "Sí, bueno, no... No sé... Te lo agradezco, pero... No te lo puedo pagar". La situación se va volviendo cada vez más tensa. "Joder, Manu, no eres tú sólo el que está jodido... Que la cosa está difícil para todos". "Pero yo no te pedí el décimo. ¿A mí qué me cuentas?". "Qué cabrón. Si hubiera tocado seguro que perdías el culo por darme los veinte euros. ¿Y ahora quién me paga a mí este décimo? ¿Qué hago con él, me lo como?". "¿A mí qué? Y cabrón será tu padre.... Antonio sale de detrás de la barra hecho una fiera, agarra a Manuel por las solapas y lo tira al suelo de un empujón. Es el último golpe que está dispuesto a tolerar Manuel: según se está levantando agarra un taburete por abajo y, completamente fuera de sí, le golpea con él una y otra vez a Antonio hasta triturarle la cabeza. La sangre salpica por todos lados. De fondo, en el televisor entrevistan al dueño del bar en el que tocó la lotería.


Publicado por darthseid @ 14:38  | La Palabra en el Muro

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios