Viernes, 10 de agosto de 2012

De que llegue la noche y todo el mundo duerma menos yo. Y los panaderos. Y las putas. Y los camareros. Y los policías. Y los basureros. Y las enfermeras, los poetas, los macarras, los camellos, las parturientas, los suicidas, los bomberos, los yonquis, los vagabundos, los delincuentes, los gatos en celo, los que buscan amor, los que lo encuentran, los croupiers... Estoy harto de que llegue la noche y todo, todo el mundo duerma menos yo. Y todos los demás.

Javier Mayordomo (Lanzarote)

 

De que mi hermana me culpe de todo. De trasnochar y madrugar todos los días. De que me pidan tanto lo que no quiero ni puedo hacer. De no entender la vida ni a los que viven. De que los inviernos sean tan largos y los veranos tan cortos. De que España vaya bien y el extranjero no veas. De oír eso de que todos los tontos tienen suerte, cuando sé que no hay nadie lo bastante inteligente para definir los límites de la inteligencia.

Jaime Parra López (Santiago de la Espada, Jaén)

 

De la primera potencia mundial. De la segunda oportunidad. De la Tercera División. De que los cuartos se queden siempre sin medalla. De la quinta esencia. Del sexto sentido. Del séptimo cielo. Del Octavo de EGB. De las obras del vecino del noveno y de las décimas de fiebre.

Miguel Ángel González Camazón (Medina del Campo, Valladolid)

 

De que los taxis lleven las pastillas de freno muy desgastadas y acaben deteniéndose en mitad de los pasos de cebra. De que a los fabricantes de motocicletas no se les haya ocurrido aún incluir frenos en las motos con el fin de que los usuarios de las mismas consigan (como ellos pretenden) detenerse sin problemas ante los semáforos en rojo. De que en la última reforma del código de circulación (por un error de imprenta) se les colara el término "orientativo" en vez de "normativo" al describir la finalidad de los semáforos.

Gerardo Uriarte Melo (Madrid)

 

Del fútbol y de los hinchas que se creen que el dinero es para ellos. De que cuando muere un torero sea un héroe nacional y cuando muere un obrero sea un accidente laboral. De la policía que carga en nuestras manifestaciones pacíficas, porque nos confunden con jarrais. De que la gente se preocupe por lo que les pasa a los ricos. Del hijo de la Infanta.

Alfonso López (Getafe, Madrid)


Publicado por darthseid @ 13:21  | La Palabra en el Muro

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios