Jueves, 27 de marzo de 2008

Caperucita Roja

?

En tiempos del rey que rabi?, viv?a en una aldea una ni?a, la m?s linda de las aldeanas, tanto que loca de gozo estaba su madre y m?s a?n su abuela, quien le hab?a hecho una caperuza roja; y tan bien le estaba que por Caperucita Roja conoc?anla todos.

Un d?a su madre hizo tortas y le dijo:

? Ir?s ? casa de la abuela a informarte de su salud, pues me han dicho que est? enferma. Ll?vale una torta y este tarrito lleno de manteca.

Caperucita Roja sali? enseguida en direcci?n a la casa de su abuela, que viv?a en otra aldea. Al pasar por un bosque encontr? al compadre lobo que tuvo ganas de com?rsela, pero a ello no se atrevi? porque hab?a algunos le?adores. Preguntola a d?nde iba, y la pobre ni?a, que no sab?a fuese peligroso detenerse para dar o?dos al lobo, le dijo:

? Voy a ver a mi abuela y a llevarle esta torta con un tarrito de manteca que le env?a mi madre.

? ?Vive muy lejos? ?preguntole el lobo.

? S?, ?contestole Caperucita Roja? a la otra parte del molino que veis ah?; en la primera casa de la aldea.

? Pues entonces ?a?adi? el lobo?, yo tambi?n quiero visitarla. Ir? a su casa por este camino y t? por aquel, a ver cual de los dos llega antes.

El lobo ech? a correr tanto como pudo, tomando el camino m?s corto, y la ni?a fuese por el m?s largo entreteni?ndose en coger avellanas, en correr detr?s de las mariposas y en hacer ramilletes con las florecillas que hallaba a su paso.

Poco tard? el lobo en llegar a la casa de la abuela. Llam?: ?Pam! ?Pam!

? ?Qui?n va?

? Soy vuestra nieta, Caperucita Roja ?dijo el lobo imitando la voz de la ni?a?. Os traigo una torta y un tarrito de manteca que mi madre os env?a.

La buena de la abuela, que estaba en cama porque se sent?a indispuesta, contest? gritando:

? Tira del cordel y se abrir? el cancel.

As? lo hizo el lobo y la puerta se abri?. Arrojose encima de la vieja y la devor? en un abrir y cerrar de ojos, pues hac?a m?s de tres d?as que no hab?a comido. Luego cerr? la puerta y fue a acostarse en la cama de la abuela, esperando a Caperucita roja, la que alg?n tiempo despu?s llam? a la puerta: ?Pam! ?Pam!

? ?Qui?n va?

Caperucita roja, que oy? la ronca voz del lobo, tuvo miedo al principio, pero creyendo que su abuela estaba constipada, contest?:

? Soy yo, vuestra nieta, Caperucita Roja, que os trae una torta y un tarrito de manteca que os env?a mi madre.

El lobo grit? procurando endulzar la voz:

? Tira del cordel y se abrir? el cancel.

Caperucita Roja tir? del cordel y la puerta se abri?. Al verla entrar, el lobo le dijo, ocult?ndose debajo de la manta:

? Deja la torta y el tarrito de manteca encima de la artesa y vente a acostar conmigo.

Caperucita Roja lo hizo, se desnud? y se meti? en la cama. Grande fue su sorpresa al aspecto de su abuela sin vestidos, y le dijo:

? Abuelita, ten?is los brazos muy largos.

? As? te abrazar? mejor, hija m?a.

? Abuelita, ten?is las piernas muy largas.

? As? correr? m?s, hija m?a.

? Abuelita, ten?is las orejas muy grandes.

? As? te oir? mejor, hija m?a.

? Abuelita, ten?is los ojos muy grandes.

? As? te ver? mejor, hija m?a.

? Abuelita, ten?is los dientes muy grandes.

? As? comer? mejor, hija m?a.

Y al decir estas palabras, el malvado lobo arrojose sobre Caperucita roja y se la comi?.

?

La ni?a bonita,
la que no lo sea,
que a todas alcanza
esta moraleja,
mucho miedo, mucho,
al lobo le tenga,
que a veces es joven
de buena presencia,
de palabras dulces,
de grandes promesas,
tan pronto olvidadas
como fueron hechas.


Publicado por darthseid @ 17:38  | Relatos

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios