S?bado, 17 de febrero de 2007

Hubo una vez una Sombra Sin Nombre. Vagaba por el mundo, sola y confusa. No sab?a de d?nde ven?a, ni qui?n era, ni si hab?a otras sombras como ella. Se hab?a perdido.

Hab?a intentado hablar con las sombras que proyectaban los objetos, pero eran sombras muertas que no respond?an a sus preguntas. "?No habr? en el mundo nadie como yo?", se preguntaba la sombra.

Por un tiempo dese? ser como aquellas sombras mudas. Cualquier cosa, con tal de escapar de la soledad. As? que le pregunt? a una roca si pod?a ser su sombra. "Yo ya tengo mis tres sombras -dijo la roca-. No necesito ninguna m?s." La Sombra Sin Nombre pregunt?: "?Y por qu??". "Porque hay tres soles -dijo la roca-, y por eso todas las rocas hemos de tener tres sombras." La Sombra Sin Nombre dijo que quiz? hubiera otra roca con s?lo dos sombras, o incluso con una, y que necesitase una tercera sombra. La roca le recomend? que preguntase al Amo de la Monta?a, que conoc?a todas las rocas del mundo.

La Sombra Sin Nombre busc? al Amo de la Monta?a; pero, cuando por fin lo encontr?, ?ste no fue nada amable con ella. "?Qu? haces tu aqu?? -le pregunt?, con una voz terrible que sonaba como cientos de piedras rodando por una ladera-. Eres solo una sombra, no puedes dejarte ver bajo los soles. Tu lugar es la oscuridad de la que procedes."

El Amo de la Monta?a asust? tanto a la Sombra Sin Nombre que ?sta sali? huyendo, y no volvi? a acercarse a las rocas. As? que continu? su camino. Y un d?a se atrevi? a acercarse a un ?rbol, y preguntarle si pod?a ser su sombra. "No lo s? -dijo el ?rbol-, pues yo ya tengo mis tres sombras, y no s? si el Amo del Bosque me permitir?a tener una cuarta sombra." La Sombra Sin Nombre fue a ver al Amo del Bosque, pero ?ste grit? al verla. "?Vete! ?Vete! ?Largo de aqu?! ?No deber?as existir!" El Amo del Bosque era terrible y poderoso, y la Sombra Sin Nombre escap? de all?, y no volvi? a acercarse a los ?rboles.

Pero el tiempo pasaba, y la Sombra Sin Nombre estaba cada vez m?s confusa y perdida. Como ten?a miedo de las rocas y de los ?rboles, quiso esconderse en las profundidades del mar, y le pregunt? a un pez si pod?a ser su sombra. "No hay muchos peces que tengan sombra -dijo el pez-. S?lo aquellos que nadan en aguas poco profundas, donde puede llegar la luz de los soles. Pero ellos ya tienen todas sus sombras." La Sombra Sin Nombre fue a ver al Amo del Mar. Y el Amo del Mar se sorprendi? mucho cuando la vio. "?Ah, de modo que est?s aqu?!", dijo, y quiso encerrar a la Sombra en una prisi?n h?meda y oscura. La Sombra Sin Nombre, asustada, huy? de all?, y no volvi? a acercarse al mar.

(---o---) contin?a (---o---)

Publicado por darthseid @ 17:19  | Relatos

Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Ladrillazo

Viernes, 25 de enero de 2008 | 20:27
Hola Dieguito

me encsnta memorias de idhun Careto flor

besoss Brindis
Publicado por darthseid

Viernes, 25 de enero de 2008 | 22:10
Hola desconocido Avergonzado

Besos para ti tambi?n, y gracias por dejar tu comentario Gi?o
Publicado por Ladrillazo

Lunes, 09 de junio de 2008 | 14:46
olaa!

weno solo queria decir que me acabo de leer memorias de idhum i me ha encantado....es un libro precioso i ahora me comprare la segunda parte del libro i espero que me guste tanto o mass

besoss
Publicado por darthseid

Lunes, 09 de junio de 2008 | 23:34
Si te ha gustado el primero te gustar?n los otros dos, sin duda Gi?o