Domingo, 06 de agosto de 2006

(---o---) contin?a (---o---)


El cohete descendi? al desierto irisado como una flor de rojo tallo volviendo a su semilla. A poco se desvaneci? el rojo y la vaina de acero estuvo posada sobre las Llanuras Jackson. El profesor Jackson sali? al Mundo Jackson y husme? el fr?o aire azulenco de noviembre. Examin? el aparato que llevaba y luego habl? en el micr?fono que ten?a en la garganta.
- Todo est? en orden. Pod?is salir.
Sus tres compa?eros, atezados a pesar del largo viaje, delgados, altos y con una entremueca y sonrisa ense?ando los dientes, salieron a zancadas por la escotilla y miraron en derredor, con aire de cabal atrevimiento y competencia.
- ?Por Dios que ten?a raz?n, Doc! ?Es habitable!
- Claro que lo es. Jackson nunca se equivoca.
Jackson asinti? de manera formularia y procedi? a orientar el mapa fotogr?fico.
- Las ruinas est?n por aqu? - apunt?.
Todos se juntaron a ?l, siguiendo su paso.
Algo le estaba royendo la mente, hormigueando en la base de su cerebro.
Al cabo de cosa de media hora hicieron alto junto a una valla de mellados monolitos.
- ?Vaya paraje sobrenatural! - exclam? Mason, arrastrando las palabras seg?n el acento de Tennesee.
Un grito ululante procedi? de arriba y Mason se desplom?, escupiendo sangre. La lanza, impulsada con enorme fuerza, le hab?a atravesado de parte a parte. Jackson se ech? de bruces al suelo. Thompson chill? y tosi?, lanzando un escupitajo. Con su arma barrenadora en la mano, Jackson lanz? una mirada a Wolf.
- ?Conseguiste echar un vistazo a quien lo hizo?
- S? - murmur? el interpelado -. Y hubiese preferido no hacerlo. Era horrible... todos aquellos brazos, aquella piel verde, aquellos ojos de sabandija...
Thompson vaci? sus pulmones por ?ltima vez. Otro grito agorero, m?s pr?ximo. Jackson se arrastr? como un gusano a la derecha y luego se qued? inm?vil, a la espera.
El m?s d?bil de los sonidos, de metal besando a la piedra...
Se puso en pie de un salto, apretando el gatillo de su arma, que despidi? un chorro de llamas. El ser cay?, babeando. Un licor verdoso goteaba del gran boquete que su disparo le hab?a abierto en su secci?n media.
... Y algo en su nuca estaba hormigueando.
- ?Doc, hay m?s de ellos!
Oy? el crepitar de la pistola de Wolf y el siseo de la carne fri?ndose. Dos de las criaturas cayeron. Cuatro m?s se hallaban desliz?ndose por el declive en su direcci?n. Se volvi? y dispar? hacia Wolf. Luego se ech? su arma al hombro.
- Adelante - grit? una voz dentro de ?l -. Estoy ansioso por ver c?mo escapas de ?sta.
Los extranjeros estaban ya casi sobre ?l, cuando surgi? de detr?s de una roca una gran forma silbante, desliz?ndose en su direcci?n. Aquellos seres se detuvieron, profiriendo breves gritos y luego, volvi?ndose, se retiraron a la colina.

(---o---) contin?a (---o---)

Publicado por darthseid @ 13:34  | Relatos

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios