Martes, 20 de junio de 2006
Las Cosas se Descontrolan
5 de Marzo 2000


Aparece el arque?logo "demente" con sus acusaciones de latrocinio sobre m?. Tenemos un agrio enfrentamiento verbal. Amenazo con volver a pegarle. Le digo que la poli ya me ha registrado y no ha encontrado nada. Claudia intercede y me pide que le ense?e lo que llevo. Por supuesto no llevo nada encima, as? que le dejo registrarme. El profe no queda convencido y empieza a hacerme rid?culas ofertas monetarias por el libro. Lo ignoro. Empieza a haber movimiento. Hay mucha polic?a rodeando el sitio. ?Estar?n todos en el ajo? Trato de llamar la atenci?n del arque?logo sobre el asunto, pero ?l sigue insistiendo en el libro. Creo que lo de "demente" se queda corto.

Pasa la hora del intercambio y no ocurre nada. Rodeamos el centro comercial en "busca de la acci?n", y nos encontramos con una redada dirigida por la "corrupta" y su compa?era. Hay mucha gente, pero no me voy a parar a hacer un reconocimiento. Nos gritan que nos detengamos. Yo no tengo muchas ganas de hacerlo y echo a correr. Agh. La muy guarra me ha disparado. Joder, esto duele que te cagas. Creo que han cogido al redactor jefe. No s? que habr? pasado con Claudia.

Doy unas vueltas, me acurruco en rincones oscuros e intento ignorar el dolor en mi hombro. Con cautela, vuelvo al centro comercial. Me encuentro con uno de los periodistas, Arturo algo. Parece bastante alterado. Me pregunto si ser? por lo sucedido o es que oculta algo... ?esos ojos vidriosos son algo normal?. Intercambiando informaci?n, llegamos a la conclusi?n de que hay algo podrido en el "cuerpo" de polic?a. Casualmente, me cuenta que estaba investigando el robo del c?liz cuando pasamos cerca del escondite (jeje). Vuelvo a comentar mi inter?s profesional en el mismo y la mala suerte que he tenido por perderme la exposici?n... Esta vez no parece que ello despierte sospechas. Que raro, ya me estaba acostumbrando. Arturito me dice que se ha montado una trampa para el ladr?n en la escuela de Peritos con un jarr?n Ming falso (?Buenoooo!).

Recorremos varios callejones en busca de uno de sus compa?eros con quien hab?a quedado, pero no encontramos a nadie. Claudia y una de las polic?as nos siguen a distancia durante un rato. Las ignoro y acabamos despist?ndolas o pierden inter?s en nosotros. Nos acercamos a Peritos, pero all? tampoco hay movimiento. Nos cruzamos con la poli (definitivamente) corrupta que pasa de nosotros. Vale. En la iglesia no hay nadie. En comisar?a, en cambio, hay una gran movida. Mejor evitar el sitio. Parece que no voy a poder hacer mucho m?s por aqu?, as? que me despido del periodista. Recupero el libro y la copa de su escondite y me voy...

FIN

Publicado por darthseid @ 20:09  | Relatos

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios