S?bado, 29 de abril de 2006
Pateando la Ciudad
5 de Marzo 2000


El fot?grafo (que, por cierto, se ha negado a ense?arnos su c?mara) recibe una dram?tica llamada que se corta... Dice que es de su contacto, un tal C?sar Romero (?El Joker?). Parece ser que ha habido un tiroteo o algo as?. Mientras intenta reestablecer la comunicaci?n sale a relucir el tema del robo del c?liz, que es investigado por otro grupo de periodistas (vaya, vaya...). Aprovecho para mencionar mis extensos conocimientos sobre la copa y lo desafortunado que he sido al no poder asistir a la exposici?n por culpa del ladr?n. Esto levanta algunas sospechas hacia m? que no fructiferan, pero tampoco me convienen. Tengo que volver a explicar mi trabajo como tratante de arte y lo que ello conlleva. Derivo la conversaci?n hacia los padres del ni?o y los posibles motivos del secuestro. El dinero queda r?pidamente descartado. A la sagaz secretaria de panderetas se le ocurre un posible relaci?n entre el beb?, el c?liz e incluso la cruz. Una teor?a bastante demencial, desde mi punto de vista, pero hacer ver que el ladr?n y los secuestradores pueden ser la misma persona me resulta parcialmente beneficioso, as? que monto una historia sobre rituales sat?nicos, invocaciones y cosas por el estilo. Parece que cuela.

El fot?grafo ha conseguido comunicarse con sus compa?eros o con quien sea, aunque de forma un tanto confusa. Aparentemente ha habido un tiroteo en la calle Tom?s A. Alonso con los secuestradores, la polic?a y no s? qu? m?s. De camino, llamamos a comisar?a para saber m?s detalles y descubrimos que por all? no se sabe nada al respecto, as? que damos aviso...

Pasamos frente a la iglesia y el padre Dom?nguez se nos une. Me dice que lleva la cruz encima. Vaya, no s? qu? voy a hacer con tantos testigos delante... Sugiero que lo mejor set?a dejarla al cuidado de alguien de confianza. Paramos en comisar?a (mecachis) para que nos aclaren qu? est? pasando y ver si se sabe algo nuevo. El comisario parece bastante m?s despistado que nosotros. Eso est? bien. Por si acaso procuro fundirme en una esquina ya que nadie parece tener muy claro hacia donde ir y todos se han quedado apalancados en las dependencias policiales. La beata secretaria lanza un discurso sobre la incompetencia policial, encendiendo los animos de los desesperados padres.

En ese momento aparecen el profesor Arturo Gallardo, el arque?logo encargado del c?liz, con su ayudante y alguien m?s que no conozco. Genial. No deber?a reconocerme, pero esta esquina podr?a ser un poco m?s oscura... El individuo que no conozco dice ser Ramiro Biensabido, un bot?nico que pose?a el libro Mitos y Leyendas de Galicia (esto s? es interesante) que le ha sido robado por el candidato pol?tico F?lix Cort?s a quien se lo prest? ???para hacer fotocopias!!! (?pero este t?o es tonto o qu??). Esto hace que el comisario recuerde que los secuestradores han sido identificados como parte del cuerpo de seguridad del candidato. Ummm, ?un pol?tico interesado en beb?s y libros sobre mitos? Parece que la teor?a demencial no era tan descabellada. Me pregunto si no estar? interesado tambi?n en un c?liz...
Publicado por darthseid @ 20:02  | Relatos

Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por escipion

Domingo, 30 de abril de 2006 | 21:27
Como alter ego de Ramiro Biensabido, y ya off-cr?nica, no puedo dejar de recordar que en el m?tico encuentro de la esquina que no era oscura (Seara con Camelias) hubo un corrillo de gente que se qued? a mirarnos interpretar y que al final hasta nos aplaudi?. Evidentemente no se enteraron de la misa la mitad, pero se ve que les gust? el estilo...
Publicado por darthseid

Lunes, 01 de mayo de 2006 | 0:44
Hubo un par de momentos de esos, pero recuerdo especialmente una discusi?n en viva voz que tuve con Arturo Gallardo/Berni en la parte de arriba del C.Comercial Camelias sobre el libro de "Mitos y Leyendas..." y la gente alrededor que nos miraba flipando en colores Avergonzado

Tambi?n me acuerdo de "momentos confusos". Aqu?, cuando volviamos de Manuel de Castro a la comisar?a, nos cruzamos con Mois, a quien yo evidentemente conoc?a pero mi personaje no, y tuvimos un instante de mirarnos, estar a punto de decirnos algo, y luego seguir cada uno por su lado como si nada NO!