S?bado, 25 de junio de 2005
Neithian el bardo sac? su flauta, e inmediatamente todos los que le rodeaban hicieron silencio, y se dispusieron a oir otra de sus historias.

El bardo apur? la cerveza que le quedaba y mir? hacia el techo del sal?n, fuera de la taberna llov?a y una peque?a gotera comenzaba a destacar en el techo...

Sigui? mirando al techo y comenz? a hablar, al tiempo que de vez en cuando hac?a sonar su flauta con una peque?a melod?a compuesta para ablandar los corazones...

As? contaba la historia...



Nem era un troll de las cavernas, toda su vida lo hab?a sido, y mientras asaba un carnero a la luz de la Luna pensaba que ser?a dif?cil que alg?n d?a llegara a ser otra cosa...

Miraba el cielo mientras giraba la carne en las brasas, despu?s de todo la vida de un Troll era bastante agradable.

Viv?a en un bosque al norte del ?ltimo Puente, y su vida hab?a sido sencilla, o por lo menos sencilla para un troll. Su aspecto hac?a las cosas m?s f?ciles... Asustando a viajeros aqu? y all?, caminando siempre de noche entre los ?rboles, asaltando carretas de comerciantes lo suficientemente locos para acampar cerca del bosque...

La carne ya estaba lista. Arranc? una pata, sin preocuparse del calor de las brasas, pues los trolls son de piedra, o por lo menos gran parte de ellos, como pudo saber m?s tarde Nem...

Estaba terminando de dar cuenta del animal, cuando oy? el sonido chirriante e inconfundible de una carreta que pasaba por el camino del sur...

Nem se frot? las manos, cogi? su garrote de piedra y fue hacia all? a grandes zancadas... ?Un carro viajando en la noche! No ocult? una leve sonrisa en su p?treo rostro mientras imaginaba a los viajeros huyendo despavoridos mientras destrozaba la carreta entre gritos...

Cuando estuvo cerca avanz? tan silenciosamente como pudo, lo cual trat?ndose de un troll no es decir mucho, cuando bajo la luz de la luna una peque?a carreta tirada por un caballo blanco pas? despacio ante ?l por el camino. Iba a saltar dando un grito, como de costumbre, cuando la t?nue luz le mostr? el rostro de una mujer que acurrucada en la carreta miraba fijamente el camino, con la mirada perdida...

Aquella cara se grab? en el coraz?n de piedra de Nem, al igual que el escultor graba la piedra con el cincel... las piedras tambi?n rompen...

Los Trolls son de piedra... s?, as? est? escrito. Pero no hay muro indestructible, ni armadura impenetrable...

El mundo de piedra de Nem se derrumb? en unos instantes...

Regres? al bosque... ?l era un troll... los trolls son duros... Se dirigi? a una peque?a colina en el centro de la arboleda... y se sent? all?, mirando el suelo...

Vi? como la piedra en la que se sentaba comenzaba a motearse con gotas de agua, mientras su visi?n se volv?a borrosa...

Mir? al cielo... no, no llov?a...

Iba a amanecer... deb?a regresar como de costumbre a la penumbra de las cuevas...

Deb?a regresar, cazar y asustar... ?l era un troll... los trolls son de piedra...

Sigui? sentado sobre la roca, mientras las primeras luces del alba comenzaron a encenderse en el cielo...

Not? un cosquilleo en el cuerpo...

Nem dirigi? su ?ltima mirada al bosque, y contempl? el amanecer... El amanecer le est? prohibido a los suyos...

Volvi? a verlo todo borroso, mientras un crujido parti? su cuerpo y su alma... el sol asom? su rostro...

Pas? el tiempo, y aquella colina fue conocida como la Colina del Amanecer, y desde aquel sitio los amaneceres cobraban una belleza sin igual en toda la tierra.

Muchos viajeros fueron con el paso de los a?os a la colina, y se sentaban sobre una extra?a roca que se hallaba en la cima... cubierta de musgo...

Y cuenta la leyenda que un d?a lleg? una viajera y se sent? en la piedra, con la mirada perdida... mirando al cielo...

Y de la piedra surgieron unas gotas de agua... ella mir? al cielo...

No llov?a...

Las piedras son duras...

Los trolls tambi?n lloran...
Publicado por darthseid @ 22:29  | Relatos

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios