S?bado, 15 de octubre de 2016

En el mismo final había una llamita pequeña y tan débil que apenas ardía, apenas se removía, ora brillando con gran esfuerzo, ora casi, casi apagándose del todo.
— ¿De quién es ese fueguecillo moribundo? -preguntó el brujo.
— TUYO -respondió la Muerte.

Flourens Delannoy, Cuentos y leyendas

La Dama del Lago, de Andrzej Sapkowski

Publicado por darthseid @ 12:10  | Citas

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios